• +52 55 5292-6700

  • 15 años como líder en ventas de empresas

  • contacto@zimma.com.mx

Español

Venta y asociación de empresas

Contacte un asesor
19
ene 2014
Valuación de empresas

Existen dos métodos de valuación comúnmente aceptados, que son, por otra parte, complementarios a la hora de determinar el rango del valor de un negocio en marcha. Estos métodos son valuación por múltiplos y por flujos descontados. Es preciso resaltar que el valor que se determine por una EMPRESA, difiere del monto que recibirán los accionistas. El valor de las acciones (monto final a ser pagado), resultará de ajustar a la baja el valor determinado por la EMPRESA con la deuda financiera y al alza con el monto en caja al cierre de la transacción. Independientemente de esto, el monto en que se evalúen las acciones y la forma de pago a los accionistas, dependerá no solo del aspecto técnico financiero-operativo, sino de la estructura de venta que se determine y la negociación de la transacción. Las empresas que reciben correcto asesoramiento tanto en la parte técnica del proceso como en la negociación, afrontarán este crítico momento con mayores garantías de maximizar el patrimonio que los accionistas han generado en años de trabajo.

Valuación por Múltiplos
Este método consiste en esencia, en determinar el valor de la EMPRESA en comparación con otras empresas del mismo sector y que tengan un valor de empresa conocido (principalmente por ser empresas cotizadas en la Bolsa bien sea en México o en USA, cuando no hubiere empresas mexicanas comparables cotizadas). Para estas otras empresas, se determina su valor de empresa expresado como múltiplo de algún rubro representativo de sus estados financieros: EBITDA (con sus siglas en inglés para representar utilidades antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización), Utilidades y Dividendos como más representativos. Para ejemplificarlo: Si una empresa tuviera un valor de empresa conocido de $700 y un EBITDA anual de $100, diríamos que el múltiplo de EBITDA es 7x.
Para aplicar este método de manera correcta, será necesario tomar decisiones en torno a:

  • ¿Qué múltiplo o múltiplos son los más adecuados para la EMPRESA en análisis y el sector en el que opera?
  • ¿Cómo determinar el EBITDA, Utilidad, Dividendos a ser utilizados para calcular el múltiplo? – Último año, algún tipo de promedio con determinada ponderación o un valor normalizado donde se redefinan los resultados si la EMPRESA familiar hubiera tenido una alocación de gastos equivalente a una empresa internacional o más institucionalizada si fuere el caso (gastos no recurrentes, prestaciones familiares, etc.)

El valor que se obtenga para la EMPRESA por asimilación a los múltiplos de otras empresas comparables, deberá también ajustarse a otros factores más o menos cuantificables, según sea el caso. Estos son:

  • Tamaño de la compañía.
  • Estabilidad en las ventas.
  • Ventajas competitivas, patentes.
  • Expectativas de crecimiento.
  • Capacidad de endeudamiento.
  • Estado de los activos y exigencia de inversiones.
  • Posibles sinergias con el comprador.
  • Términos de la transacción.
  • Compra de Control.

Si bien estos factores no son fáciles de cuantificar, todos ellos entran en juego de una u otra manera en la negociación. Es en este punto donde la EMPRESA tiene la oportunidad de utilizar todos estos argumentos en la negociación del valor de la EMPRESA.

Valuación por flujos descontados de Caja.
En esta ocasión, el valor de la EMPRESA se calcula con base en la estimación de los flujos de caja que la operación de la EMPRESA prevé generar una vez descontadas las inversiones de capital que serán requeridas para la generación de estos flujos.

Los aspectos más delicados de este método de valuación son la definición de las premisas y proyecciones de un período de habitualmente 5 años y el cálculo del valor equivalente en la fecha de la transacción de los previstos flujos futuros. Esto por el incuestionable valor del dinero en el tiempo y la incertidumbre que supone el cálculo de flujos futuros. El factor que nos permitirá calcular el valor actual de los flujos futuros, se conoce como “Tasa de descuento”. Es por esto que esta metodología se denomina “Evaluación por Flujos Descontados”.

Para terminar de ilustrar este punto, me permitiré ejemplificarlo de manera coloquial: Cuando decimos que un peso hoy tiene menos valor que ese mismo peso dentro de un año, estamos “descontando” ese peso. No pretenderemos en este boletín abordar los aspectos técnicos de esta metodología, pero sí mencionar algunos aspectos relevantes:

  • Además de los flujos futuros, se calculará un Valor Terminal de la EMPRESA, con base a los resultados esperados en el último año de las proyecciones. Todos los flujos serán descontados a su valor presente.
  • A mayor tasa de descuento, menor será el valor presente de los flujos futuros.
  • La tasa de descuento viene definida conceptualmente por el riesgo que lleven implícitos los flujos proyectados. A mayor riesgo, mayor tasa de descuento. Esto debido a que a mayor riesgo, la rentabilidad exigida al capital, aumenta.
  • La tasa de descuento y el costo del capital invertido en la compra de la EMPRESA van estrechamente ligados y deben reflejar la inflación esperada; el crecimiento exigido; la rentabilidad esperada; el riesgo país y otras.

Otros aspectos a tomar en cuenta:

  • Es importante tener un balance “limpio” y un capital de trabajo ajustado previo a la transacción. Es un error pensar que sólo el Estado de Pérdidas y Ganancias definen el valor de la empresa.
  • Las posibles sinergias de la EMPRESA con el comprador, serán una herramienta de negociación, pero en ningún caso se podrá pretender incluir en el precio de la transacción, todas las posibles sinergias que el comprador pueda lograr.
  • Llevar a cabo una valuación profesional de la EMPRESA, es el primer paso para lograr maximizar el valor de los accionistas en un proceso de venta.

Obtenga asesoría de un experto